Empaques

Llevamos ya cinco años realizando esfuerzos constantes con el objetivo de aligerar nuestras botellas de PET, lo que nos ha dado excelentes resultados, pues no solo se disminuye la cantidad de plástico y energía utilizados en nuestros envases, sino que también impacta positivamente en nuestros procesos de logística y disposición final.

Gracias a estos esfuerzos, en 2017 logramos ahorrar 2,425 toneladas de resina, equivalentes a 9.8 toneladas de CO2 que no se emitieron a la atmósfera.

Por su parte, hemos creado alianzas con los proveedores de PET reciclado grado alimenticio y Bio PET para poder incorporar un porcentaje de estos materiales en nuestros envases de plástico. Por ello, durante 2017 consumimos más de 28,789 toneladas de estos dos productos (sin contar Perú), lo que representa el 25% del total de nuestro consumo de PET. Este porcentaje varía en cada país de acuerdo a la cantidad de los materiales disponibles.

Los envases de PET de Sprite, Fresca y Topo Chico en México se fabrican con resina 100% reciclada.

Botellas de PET

  • ECOCE

    Hemos constituido una alianza con ECOCE, A.C. con el fin de reducir nuestra huella de residuos, así como crear conciencia sobre la importancia del reciclaje en la población de las comunidades en donde operamos.

    Durante 2017, ECOCE llevó a cabo el Eco Reto en 1,964 escuelas de 16 ciudades pertenecientes a los territorios en los que operamos en México. En el reto participaron más de 470 mil alumnos y lograron el acopio de 1,570 toneladas de PET, más de 9 toneladas de aluminio y 124 toneladas de HDPE. Este último se recicla en IPASA para producir cajas de refresco para Coca-Cola, sumando así a la estrategia de economía circular.

  • Cultura de Reciclaje

    Sumando a los esfuerzos de fomentar una cultura de reciclaje en nuestros colaboradores, ECOCE ha colocado contenedores para el acopio de PET en nuestras oficinas corporativas y en nuestros principales centros de operación. De esta manera, colaboradores y visitantes pueden hacer una correcta disposición de sus residuos.

    Pioneros en el sistema Coca-Cola en el mundo, la botella Ciel ahora está hecha completamente de PET reciclado de grado alimentario, así como las botellas Sprite y Sangría Topo Chico.

  • PetStar

    ImpulsaGracias a la filosofía de excelencia que ha caracterizado a PetStar desde el inicio de sus operaciones, ha logrado obtener las siguientes certificaciones: ISO9001, ISO14001, ISO22000, ISO50001, OSHAS18001, Industria Limpia, Empresa Socialmente Responsable, Súper Empresas y Operation Clean Sweap. Asimismo, se encuentra adherido al Pacto Mundial y a la Carta de la Tierra de Naciones Unidas.

    PetStar ha ejemplificando para el resto de la industria lo que es la Economía Circular, al integrar en su proceso desde la recolección de la botella hasta su incorporación en envases nuevos con contenido reciclado.

    Asimismo, PetStar cuenta con proyectos de desarrollo de la sociedad. Uno de ellos es el proyecto en Chimalhuacán, Estado de México, en el cual se creó un Centro de Desarrollo Infantil Comunitario donde opera programas de educación, alimentación, salud y desarrollo de competencias para xx hijos de pepenadores. A través de esquemas de responsabilidad social y alianzas con otras instituciones busca dignificar la labor de pepenadores y recolectores del país mediante un ingreso estable y justo, ofreciendo capacitación e iniciativas de inclusión.

    Este es el segundo año en el que se lleva a cabo en PetStar un proyecto de cogeneración y uso de energía eólica, lo que ha permitido reducir la huella de carbono de la cadena de valor de un 78% a un 90%. Estos resultados equivalen a dejar de circular todos los autos de la Ciudad de México por casi dos días.

    Aunado a esto, PetStar cuenta con el Programa Botelloteca, cuya finalidad es mantener el flujo de material que llega a la Industria de Reciclado en un nivel amigable, cumpliendo con los objetivos que se marcaron en el World Economic Forum. Este programa busca analizar los componentes de los envases de todas las marcas para determinar si sus elementos (tapas, etiquetas, aditivos y materiales, entre otros) son amigables con el reciclado. El resultado de las pruebas de laboratorio será comparado contra los protocolos que se diseñaron de acuerdo a los lineamientos establecidos por la Asociación de Recicladores de Plástico (Association of Plastic Recyclers, ARP), en particular con su Guía de Diseño para la Reciclabilidad del Plástico (APR Design Guide for Plastic Recyclability). En caso de que los resultados obtenidos en el laboratorio no sean lo esperado, un tercero neutral notificará al dueño de la marca que su empaque no cumple con las especificaciones requeridas, informándole de las alternativas existentes para su alineamiento.